¿Por qué es importante establecer rutinas en los niños?

“La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad”. – Rudolf Dreikurs, psiquiatra y educador austriaco. 

Establecer hábitos y rutinas en los niños, desde que son pequeños, es más importante de lo que parece, pues además de desarrollar su personalidad, les ayuda a sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Las rutinas contribuyen a definir horarios y, como consecuencia, organizar mejor las actividades durante el día. Es de esta manera como es beneficioso tanto para los niños como para los padres. 

Cuando nacemos todo es nuevo y desconocido, nos enfrentamos a un mundo totalmente ajeno que, incluso, despierta miedo. Por eso, el rol que los padres cumplen en este punto es fundamental, porque encaminan a sus hijos en qué hacer a cada momento, lo que les aporta seguridad y paz. Además, cuando son pequeños no conocen el orden de las cosas y ayudarles a organizar su vida con horarios, les permite tener rutinas que les ayudan a desarrollar diferentes virtudes. 

La repetición de actos cotidianos forman hábitos y la repetición de los hábitos forman virtudes, por lo tanto, en los primeros años se van forjando la responsabilidad, el compromiso, la perseverancia, la constancia, la cooperación, la obediencia, etc. Todas estas aportan en la convivencia familiar y evitarán peleas innecesarias porque los niños aprenderán cosas establecidas que tienen que cumplirse como algo normal.  

En conclusión, a través de las rutinas y los hábitos se logra introducir al niño en el mundo de la seguridad, los límites y el conocimiento de su entorno; pero, ¿cómo establecer rutinas? Aquí te dejamos algunos consejos:

  • Planifica la semana: después de evaluar la semana ya concluida, puedes organizar en compañía de tu hijo la que está por empezar, pues les ayudará a proponer nuevos objetivos y trabajar sobre los puntos débiles. Si puedes tener una agenda o una pizarra que sea visible mucho mejor, así lo podrán completar juntos y hacerlo divertido, sin perder la seriedad del asunto. 
  • Horarios y tiempo: no te olvides de marcar el horario y el tiempo de duración de las actividades y en qué consiste cada una, dependiendo de su edad puedes hacerlo con dibujos, formas, colores, etc., para que le resulte más amigable y fácil de identificar. 
  • Escucha y dialoga con tus hijos: no todos los niños son iguales, no todo funciona para todos; por eso, las rutinas que se propongan deben adecuarse a su edad y personalidad. De esta manera, fomentamos una comunicación activa con ellos que les permita empatizar con nosotros y entender la importancia de cumplir con una rutina, sin necesidad de repetírselos una y mil veces.
  • Sé constante y disfruta: recuerda que para que cualquier cosa funcione, uno debe ser constante y perseverante, más aún cuando se trata de nuestros hijos. Sin embargo, no te agobies si un día te sales de la rutina, la flexibilidad también es buena y te permite disfrutar de la crianza de tus hijos. Además, nunca es demasiado tarde para volver a empezar o crear una nueva rutina.

No hay mejor guía para plantear reglas, rutinas, hábitos que a través del amor, solo de esta manera nuestros hijos podrán disfrutar de su niñez y adolescencia de manera plena y, como familia, evitaremos futuros problemas de conducta. 

Fuentes:

https://www.guiainfantil.com/educacion/aprendizaje/11-claves-para-proponer-habitos-y-rutinas-a-los-ninos-y-que-funcionen/

https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/la-importancia-de-los-habitos-y-las-rutinas-para-los-ninos/

https://es.aleteia.org/2021/02/26/descubre-por-que-los-ninos-necesitan-rutinas-diarias/



X