La confianza crece en familia

La familia es el primer y más importante referente social para la formación de los niños. Es aquí donde ellos desarrollan su identidad plena y configuran una personalidad sana, se producen los primeros vínculos afectivos y las primeras interacciones sociales.  

El niño aprende determinados patrones afectivos y sociales a través de sus relaciones con sus figuras de apego. Estos patrones son entendidos como una secuencia de conductas que el pequeño integra a la hora de relacionarse. Es fundamental que la familia aporte un clima de confianza, donde el niño pueda desarrollarse y generar patrones de interacción seguros. 

El ambiente es determinante para el desarrollo de los niños. Un ambiente que favorezca la seguridad, donde predomine el clima de confianza va a ser la clave para que el niño madure feliz, construya una personalidad fuerte, segura y sana y establezca patrones de interacción sanos y seguros.  

Al generar un clima de confianza en la familia, los niños nutren una sana autoestima, se sienten seguros, se potencia el desarrollo emocional afectivo e intelectual del niño.  Este es un ambiente ideal para el crecimiento y aprendizaje, se generan vínculos afectivos y un patrón de interacción social seguro y sano. 

La confianza es la base de todas las relaciones humanas, por esto te dejamos 10 consejos para crecer en confianza en el ambiente familiar. 

  1. Desarrolla una comunicación efectiva y positiva, basada en la asertividad, la empatía, la escucha activa y el respeto. Si el niño se percibe escuchado, no se siente atacado y percibe atención en interés, así como respeto se sentirá cómodo para expresarse, comunicarse y ser.
  2. Exprésate con confianza, sin mentir al niño y sin ocultarle tus emociones. 
  3. Evita juzgar, etiquetar y comparar. Todas estas acciones predisponen a generar emociones negativas y malestar en el niño. 
  4. Emplea el sentido del humor, usa las bromas y los chistes. El sentido del humor genera emociones positivas y estás hacen que la persona se sienta cómoda. 
  5. No escatimes en gestos y palabras de afecto. El niño necesita percibir nuestro cariño y atención. Saber que le queremos. 
  6. Cree en él. Si crees en ellos, ellos creerán en sí mismos. 
  7. No fuerces al niño a tener confianza contigo. Si le presionas consigues el efecto contrario. 
  8. Refuerza sus muestras de confianza. Cuando te cuente algo, aunque a ti te pueda parecer sin importancia, atiéndele y demuéstrale que te importa lo que te cuenta. 
  9. No critiques al niño, critica la conducta y muéstrale tu apoyo. Cuando te cuente algo que no ha hecho bien, hay que saber tener mano izquierda para lograr el equilibrio entre la desaprobación de la conducta y el impulso de la confianza. 
  10. Respeta su espacio. Un clima de confianza, significa que el niño se sienta cómodo para desarrollarse y para contarte sus cosas. No quiere decir que nos tenga que contar todo, o que tengamos que estar al corriente de todo 


X