TBL – El aprendizaje basado en el pensamiento

Lograr un pensamiento eficaz y comprensión profunda de los contenidos importantes de cada asignatura -con todo lo que ello conlleva-  son dos objetivos de la educación en el Preescolar Los Pinos Intisana. De aquí se llega a aplicar la metodología del aprendizaje basado en el pensamiento, un tipo de aprendizaje potente que garantiza que los alumnos adquieran destrezas de pensamiento, hábitos productivos de la mente y comprensión profunda de los conocimientos.  

El aprendizaje basado en el pensamiento o TBL (del inglés: Thinking Based Learning) es una metodología activa de enseñanza-aprendizaje que tiene como base la infusión de la enseñanza directa de destrezas de pensamiento específicas en la enseñanza de los contenidos curriculares. Esta metodología es atribuida al trabajo de Robert Swartz. 

El aprendizaje basado en el pensamiento se fundamenta en tres principios básicos de la enseñanza de pensamiento originado en los años 80’s del siglo pasado:  

1. Mientras más explícita sea la enseñanza de pensamiento, mayor será el impacto en los alumnos.  

2. Mientras más se incorpore la enseñanza de pensamiento dentro de la enseñanza regular de los contenidos, los estudiantes sentirán que aprenden más y mejor.  

3. Cuanto más se incorpore una atmósfera de pensamiento en las clases regulares, los alumnos aprenderán a valorar la necesidad e importancia de pensar con eficacia. 

Basado en estos principios, el TBL fusiona la enseñanza natural de la información de los contenidos de una asignatura determinada con el pensamiento eficaz que nuestros alumnos deberían usar cada día dentro y fuera de la escuela para vivir vidas productivas. 

¿Cómo funciona el TBL?  

La enseñanza en el TBL involucra directamente a los alumnos en el conocimiento y la práctica frecuente de tipos de pensamiento importantes para alcanzar destrezas en la ejecución de los mismos.  

Estos tipos de pensamiento se encuentran agrupados en tres categorías generales: pensamiento creativo, análisis y pensamiento crítico; los mismos que se mezclan al realizar tareas de pensamiento complejas como tomar decisiones o resolver problemas.  

Para que un tipo de pensamiento se realice de forma eficaz tiene que hacerse de una manera organizada, consciente y estratégica; para conseguirlo, nos guiamos del mapa de pensamiento y de estrategias construidas en clase por los alumnos con la ayuda de la profesora, quien, a través del modelaje, les presenta ejemplos familiares y cercanos donde sea evidente la necesidad de poner en práctica un tipo de pensamiento específico y les anima a pensar en qué estrategia sería la mejor para realizar este tipo de pensamiento con destreza.   

Una práctica importante que promueve el TBL es que los alumnos reflejen y hagan visibles todas las ideas, producto del proceso de pensamiento en organizadores gráficos específicos para cada tipo de pensamiento. Esto permite que los alumnos compartan su pensamiento con otros y luego utilicen estas ideas para desarrollar conclusiones y actividades de extensión.  

El TBL promueve el cambio del rol de la maestra en el aula, de agente meramente transmisor de información a agente motivador, guía del proceso de aprendizaje, diseñador de las actividades y contextos de aprendizajes desafiantes donde los estudiantes tengan la oportunidad de aprender a pensar.  

Una característica importante del nuevo rol de la profesora es la práctica constante de la indagación, parte fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje que permite a maestras y alumnos, establecer un punto de partida para registrar los conocimientos que se tienen y para desarrollar nuevas ideas. De igual forma, ayuda a impulsar el pensamiento reflexivo y la metacognición.  

La capacidad de formular preguntas y de saber contestarlas es una parte fundamental de la inteligencia y del pensamiento; la indagación se promueve con el objetivo de ampliar las destrezas de pensamiento, clarificar la comprensión, evaluar, proveer de herramientas para corregir estrategias, enlazar las diferentes ideas, fomentar la curiosidad y generar retos. Los alumnos aprenden mejor en un ambiente de clase donde sus contribuciones sean valoradas.  

Las clases TBL se centran en los alumnos quienes piensan sobre el contenido y construyen su aprendizaje trabajando en grupos de pensamiento colaborativo para desarrollar y enriquecer sus ideas.  El aprendizaje profundo que resulta de la enseñanza basada en el pensamiento se sostiene en la reflexión metacognitiva sobre el tipo de pensamiento practicado y la efectividad de la estrategia utilizada; los alumnos son conscientes de cómo piensan, evalúan el proceso y descubren nuevos posibles escenarios para su aplicación. 

Cuando pensamiento y contenidos se aprenden juntos, el pensamiento ilumina el contenido y el contenido enriquece el pensamiento (Swartz y Perkins, 1989). 

Artículo escrito por Pinina Delgado, responsable del proyecto TBL

Fuentes:

Costa, A.L. (2008). The school as a home for the mind: Creating Mindful Curriculum, Instruction, and Dialogue. (2ª ed.). Thousand Oaks, CA: Corwing Press.  

Costa, A., y Kallick, B. (Eds.) (2009). Habits of Minds across the curriculum. Alexandria, Virginia: ASCD. 

Swartz, R. J., y Perkins, D.N. (1989). Teaching Thinking: Issues and Approaches. Pacific Grove, CA: Midwest Publications.  

Swartz, R.J. y Parks, S. (1994). Infusing the Teaching of Critical and Creative thinking into Content Instruction: A lesson design handbook for the elementary grades. California: Critical Thinking Books & Software.  

Swartz, R.J., Fisher, S.D. y Parks, S. (1998). Infusing the Teaching of Critical and Creative thinking into Secondary Science: A lesson design handbook. California: Critical Thinking Books & Software. 

Barbán, Viridiana (2017). Efectos del aprendizaje basado en el pensamiento (TBL) en la enseñanza de las ciencias naturalesImplicaciones para la formación del profesorado. Universidad Autónoma de Madrid 



X